La tecnología es importante, pero el resto también. #JOMO

644344_543914615643516_137418937_n

Es curioso ver la popularidad que tiene Black Mirror en Twitter. A pesar del mensaje que proyecta este oscuro drama satírico, muchos de sus espectadores acuden a sus smartphones para twittear sobre el último episodio o meterse en Miso para decir que lo están viendo. Yo no me eximo de culpas, soy la primera que no se despega de la pantallita negra.

La facilidad que tenemos para estar siempre conectados nos lleva a la tendencia del FOMO (Fear Of Missing Out), el miedo a perdernos algo. Compartimos muchas de las facetas de nuestra vida en la red. Estos avances tecnológicos, como es la próxima generación 4G, pueden ser algo muy positivo. Nos conectaremos aún más si cabe y de manera mucho más rápida. Ya estamos experimentando una vida totalmente digital, que transcurre de una pantalla a otra. Todos los operadores alientan un mundo conectado y superrápido a través de nuestras pequeñas pantallas. Es un estilo de vida, cuyo eje es el móvil. Pensamos que lo controlamos todo desde el móvil,  ¿puede ser que más bien nos controle a nosotros?

Siempre existe otro lado de la moneda, y los guionistas detrás de Black Mirror ven el lado más perverso a este mundo hiperconectado.

Estar siempre conectados con cada cosa interesante o relevante que pase, es prácticamente imposible. Intentarlo es estresante. Las redes sociales empeoran este FOMO si es que no son la raíz a esta obsesión, y contribuyen indudablemente al Super Stress Era. No es de sorprender que muchas veces queramos huir y realmente disfrutar de no estar conectados: JOMO, la cara contraria al FOMO.

JOMO (Joy of Missing Out) es la alegría de perderse algo. Deliberadamente optamos por olvidarnos de nuestros múltiples dispositivos digitales y alejarnos del diluvio de información en internet. El JOMO afloja un poco el paso, eliminado la ansiedad y fomentando la tranquilidad para que las personas puedan centrarse en lo que más les importa. Por ello surgió el juego del phone stack: amontonar los móviles en la mesa a la hora de comer para disfrutar de la compañía con la que estás. Ignora el móvil o paga.

Muchas marcas están aprovechando que los consumidores busquen esta desconexión -aunque sea temporal-, para aliarse con ellos. Kit Kat lanzó recientemente espacios sin Wi-Fi para personas que buscan tomar un descanso.

Lo realmente curioso entra en juego cuando son los propios operadores móviles los que fomentan el JOMO. Dentro de su estrategia, se olvidan por un momento de alientar una vida digital, para aliarse con sus consumidores y recordarles que existen momentos en los que es mejor apagar las pantallas y disfrutar de la vida en bruto.

En palabras de Anil Dash, quien acuñó este término:

There can be, and should be, a blissful, serene enjoyment in knowing, and celebrating, that there are folks out there having the time of their life at something that you might have loved to, but are simply skipping.

Estas navidades, Vodafone nos recordó que existen momentos en los que realmente debemos desconectar. La marca empatizó así con muchos padres y abuelos en una generación 2.0😉

Sin embargo, el JOMO no es un concepto nuevo dentro del sector de las telecomunicaciones. Telecom Italia se anticipó a esta tendencia y nos dijo hace 5 años que la tecnología es importante, pero también lo es todo lo demás.

One response to “La tecnología es importante, pero el resto también. #JOMO

  1. Pingback: La Retro-Nostalgia |·

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s