Una manera disruptiva de pensar

Disrupción del lat. disruptĭo, -ōnis)
f. culto o cient. Ruptura o interrupción brusca.

Es una de las palabras más inspiradoras con las que me he encontrado estos últimos días, mientras leía un PDF muy interesante sobre los principios de los Media Arts según TBWA.
La disrupción es el modo más rápido de cambiar las reglas para dar vida a la nueva visión de la marca.

En una sociedad, en la que los consumidores son más expertos y conocedores que las propias marcas, las marcas deben optar por el camino de la disrupción. Una marca disruptiva es capaz de cambiar las reglas del juego que rigen el juego del mercado, y apoyarse en los convencionalismos establecidos para generar nuevos puntos de vista. La marca puede definir el futuro a su favor.

Previo a cualquier idea para una campaña de comunicación, debemos hallar ideas a grande escala para la marca. ¿Qué significa la marca? ¿Qué representa? ¿Qué impacto puede llegar a tener la marca? ¿En qué cree la marca? Todo ello respalda el proceso de branding.

Todas estas expresiones y manifestaciones de la marca están plasmadas en ideas disruptivas, ideas que encuentran su hueco dentro nuestra cultura y pasan a formar parte de las vidas de sus audiencias. Todo radica en encontrar las mejores oportunidades donde la historia que cuente la marca pueda ser relatada. No basta con mantener una filosofía aspiracional, sino transmitir una práctica vital.

En definitiva, citando el libro El Nuevo Brand Management, la marca es un portafolio de significados, una serie de ideas (positivas y negativas) que se vinculan a nuestra oferta.

Las ideas son las semillas de la comunicación y de la publicidad. Somos diferentes porque lo decimos. Las marcas más poderosas son las que son capaces de reinventar las categorías, anticiparse a un océano azul. Veamos el impacto que tuvo Calvin Klein sobre el uso de la ropa interior. A nivel social introdujo el concepto de enseñar una parte del calzoncillo, llevando el pantalón más bajo. Tampoco compramos sólo música, ni siquiera compramos tecnología. Compramos un iPod.

Pues las marcas son un envase de significados, aunque su contenido sea de lo más insípido y transparente. Que se lo digan a Solán de Cabras y un largo etcétera de aguas minerales.

Os dejo el blog de uno de los autores del libro antes citado,el estratega  Ramón Ollé en Brandjazz.

2 responses to “Una manera disruptiva de pensar

  1. Palabreja fea donde las haya, pero de gran significado… No la conocía, pero si que la intento poner en práctica en la medida de lo posible en las cosas que hago junto con mi equipo.

    En iCapax, nuestro eslogán es “Reinventamos para marcar diferencias”. En algo se asemeja a ese concepto ;-D

    Muy buenos los ejemplos de Calvin Kelin y los envases de agua!

    Un saludo.

    • La verdad que la he traducido de Disruption. No sé si bonita o fea, pero me parece una palabra inspiradora.
      Sin duda la supervivencia se basa en reinventarse! Buen eslógan! Se asemeja mucho el concepto, ¿sinónimo?
      Gracias por el comentario, ¡Un saludo!🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s